close
Un adiós, con señaldá, a «Serenella»

Un adiós, con señaldá, a «Serenella»

2011-03-30Serenella562Visitas

serenella28Nel mesmu periódicu que se-y dediquen cuatro páxines y delles columnes d’opinión a la muerte de Liz Taylor (toes elles merecíes, claro), apinaes de «glamouroses» semeyes de l’actriz, apaez, nun requexín de les últimes fueyes, una notina recoyendo la muerte de «Serenella». Seguramente cuasi naide de los que davezu entren nesti blogue (que, por cierto, tiénme acoyonáu el númberu de los que son) sabrá quién yera esa persona. Y ye qu’un dase cuenta de lo vieyu que ye, lleendo noticies como ésta.

«Serenella» foi una cantante italiana que venía davezu a Xixón metanes los años sesenta (del sieglu pasáu, claro). En cuantes aprucía’l bon tiempu y finaben les clases, los rapazos y les rapaces dexábemos en casa abrigos y gabardines, garrábemos los traxes de bañu y principiábemos a dir a la playa. Años de pandilles, sidra y merenderos. Partidinos en «San Llorienzu». Guateques (¡qué desfasada suena la pallabra!) y verbenes n’ «El Jardín» o nel «Parque Xixonés». Allegría y dalguna qu’otra «calabaza» pa Setiembre. Y xunto a too esto, puntual, como aquellos branos que nos paecíen interminables, aportaba tamién «Serenella».

«Serenella» nun yera guapa, pero tenía un rostru simpáticu y, penriba too, una permanente sonrisa que-y daba un xeitu mui agradable. Amás, cantaba mui bien. Tenía un voz duce y melodiosa, y trayía nel repertoriu toes aquelles canciones italianes que revolucionaren la música melódica: «Bambino», «Qué será, será», «Arrivederci Roma» y tantes otres que sedría mui llargo d’enumerar. Yeren los años del «Volare», de Doménico Modugno, de «Maruzzella», de Renato Carosone, d’una mui mocina Gigliola Cinquetti que «no tenía edad para amarnos», y de «Al di la», una canción mui guapa que cantaba un italianu gordu, qu’amás yera coxu y tenía que la cantar sentáu. Llamento nun recordar el nome, porque tenía una voz de tenorín mui prestosa.

Serenella avezaba a cantar nel antiguu Náuticu, un llugar emblemáticu del Xixón d’aquella dómina, nada que verantiguu-nauticu cola birria qu’hai agora. Ellí tamién cantaba otru clásicu de la época, italianu asina mesmo, que se llamaba Gianni Ales y del que nun sé qué sedría. Gianni Ales trayía un conxuntu propiu nel qu’él tocaba la batería y cantaba. Cayíanos mui bien porque, amás, paecíase muncho al mio amigu Yano, un puntal de la pandilla naquellos años. ¡Qué tiempos!

Sé que «Serenella» punxo llueu una pizzería en Madrid que tuvo ciertu ésitu, y que casó con un músicu español del que me da pereza mirar los datos n’internet. Ye igual. La llectura de la notina periodística tráxome un balagar de recuerdos d’unos años irrepetibles. Irrepetibles pa una xeneración. Como toos, supongo. Sólo por eso, quiero dedicá-y dende esti modestu blogue un adiós, con señaldá, a «Serenella». Y que-y cante a San Pedro, por exemplu, «Ciao, ciao, bambino». Seguro que la dexa pasar.