close
Un obispu bocayón

Un obispu bocayón

2012-09-21Declaraciones obispu513Visitas

El términu «bocayón», según el DALLA, ye n’una de les sos aceiciones, el que «fala más de la cuenta». Pues bien, nun tengo más remediu que llamar asina a l’obispu de la Diocesis d’Uviéu, Sr. Sanz, poles sos declaraciones el día depués de la muerte de Santiago Carrillo. Entovía col calabre caliente, esti paisano veníu de nun sé ónde (dame igual), arremete escontra’l políticu xixonés comparando la so falta de misericordia (¿pa con quién?) cola de Dios, y pidiendo que los «martires» pola so  culpa intercedan por él.

Cabría esperar un poco más d’esa misericordia divina nel espíritu d’un «Ministro del Señor», porque esi ministeriu, como tou ministeriu, requier en primer llugar de dalgo que se llama «prudencia». Y ye que repúname hasta esi «tonillu» fediondu col que fala de «los martires», defendiendo esa trola inmunda de que la Guerra Civil Española fue «una Cruzada», y non un golpe d’Estáu, dau por un grupu de militares fascistes, cola axuda de Hitler (la Legión Condor) y Mussolini (los Flechas Negras), financiáu por notables banqueros (Juan March) y cola inestimable collaboración de la Iglesia Católica.

Esos «martires», que diz el ministru bocayón, nun son sinón otres «víctimes» d’una conflictu entamáu escontra un gobiernu llegalmente constituyíu. Y puestes nuna balanza, son muncho menores que los cientos de miles de «víctimes» del bandu del gobiernu llegal que, inclusive depués de finada la guerra, siguieron produciéndose ante’l silenciu y la complicidá d’esa Ilesia que representa’l señor Sanz. O seya, que ta buenu pa callar.

Pa más «inri», eses declaraciones faltones, prodúcense’l mesmu día en que, per parte de tolos grupos municipales, dende la drecha a la izquierda, rendíen un homenaxe a Carrillo, na puerta la Casa Conceyu, y recordando que fuere nomáu polos nuestros representantes «Fíu illustre de la ciudá». Asina qu’esti paisano, al que nengún asturianu votó pa que venga equí a dar lleciones de moral, meyor taba calladín. Y si quier intervenir en política, cosa a la que como ciudadanu tien tol drechu del mundu, que s’informe meyor de cómo fueron les coses o nun mienta. 

Dicir, pa finar, que nun yera’l señor Carrillo, del que yá falé l’otru día, nengún santu seglar de la mio devoción, pero oféndenme abondo, a esti altor de la Historia, eses manifestaciones d’un representante d’una Ilesia de Cristo que tantu dañu causó, durante 40 años al pueblu español. Y ye que, amás, equí n’Asturies tenemos el listón mui altu nel tema de los obispos. Na menos tuvimos a Tarancón y a don Gabino. Comparaos con ellos, aquel Osoro y esti Sanz, paecen de Tercera Divisón.